Dr. Gabriel Fiszbajn Fertilizacion asistida


Curriculum
Actividad asistencial
Lugar de trabajo
Infertilidad - Esterilidad
Estudios básicos
Tratamientos
Donación de semen
Donación de óvulos
  Criopreservación de óvulos
  PGS y PGD
Preguntas y respuestas
Imágenes y videos
  BabyGen
  Banco Argentino de Gametos (BAG)
  Recombine
  Prensa y Medios
Consultorio virtual
Cómo contactarse?
Inicio
  << a Menú      
 

Estimulación de ovulación

La estimulación de ovulación es el tratamiento más comúnmente utilizado en el consultorio del especialista. La estimulación se puede realizar como tratamiento único o como complemento de otros tratamientos como Inseminación, Fertilización in Vitro o ICSI.
Como tratamiento único, tiene como fin generar un número mayor de óvulos con lo que aumentarán las chances de embarazo. Tenemos que saber que todos los meses, la mujer produce (sin tratamiento alguno) un óvulo.
Es lógico pensar que al estimular y producir un número mayor de óvulos, la posibilidad que alguno sea fertilizado, aumenta. También se sabe que en algunos casos, al estimular la ovulación, no solo aumentamos el número de óvulos sino que además, mejoramos la calidad de los mismos, y logramos un endometrio más receptivo (el endometrio es el lugar donde se implantan los embriones).
Para estimular la ovulación, utilizamos diversas drogas como el Citrato de Clomifeno y las Gonadotrofinas. Puede realizarse vía oral, o inyectable ya sea intramuscular o subcutánea. Se comienza con la estimulación entre el 2º y el 5º día de la menstruación y se realizan siempre controles ecográficos transvaginales (monitoreo ovulatorio) para evaluar el crecimiento de los folículos ováricos (dentro de los cuales se encuentran los óvulos). Una vez que se observan folículos entre 18 y 22 mm., se programan las relaciones sexuales o la inseminación intrauterina.
Las complicaciones de la estimulación ovárica son el Síndrome de Hiperestimulación Ovárica y los Embarazos Múltiples. Para evitar las complicaciones es esencial un cuidadoso monitoreo ovulatorio para cancelar el ciclo si fuese necesario (por ejemplo ante la presencia de múltiples folículos grandes) y reanudar un nuevo ciclo con una dosis menor de medicación.